06/05/2021

PAREJA SE REENCUENTRA CON SU HIJO 45 AÑOS DESPUÉS DE QUE FUERA DADO EN ADOPCIÓN SIN SU CONSENTIMIENTO

Un matrimonio oriundo del condado irlandés de Clare logró reencontrarse con su hijo, a quien 45 años atrás tuvieron que entregar provisionalmente a una agencia de adopción, y al que finalmente localizaron gracias al programa ‘Long Lost Family’ (‘Familia perdida hace tiempo’), de la cadena británica ITV, informan medios locales.

Kevin y Phyllis Haran, los padres, se conocieron de adolescentes en los años 1970 y al poco tiempo, cuando llevaban solo unos meses de relación, ella quedó embarazada.

Sabiendo el escándalo que esa situación hubiera provocado en aquellos tiempos en su comunidad católica y conservadora, los jóvenes empacaron sus mínimas pertenencias y se trasladaron a Londres.

Situación desesperante

Una vez en la capital británica, comenzaron a ganarse la vida con trabajos ocasionales y alquilaron una habitación donde seis meses más tarde tuvieron un bebé, un varón a quien llamaron Sean.

La propietaria del inmueble se enteró de la presencia del bebé y los echó en menos de 24 horas, con lo cual la familia quedó repentinamente en situación de calle.

Y fue así como decidieron recurrir a una agencia de adopción para entregar temporalmente a Sean —de apenas cinco semanas— al cuidado de una familia española que residía en Londres, con la opción de adopción definitiva en caso de no poder resolver sus problemas económicos.

Derrota judicial

Dos meses después encontraron empleo estable, alquilaron una vivienda y regresaron por su hijo, pero se les dijo que era mejor para este que permaneciera con el matrimonio español. Entonces recurrieron a una corte, pero el juez ordenó que el pequeño fuese definitivamente adoptado por la nueva familia.

Resignados, Kevin y Phyllis regresaron a Irlanda, se casaron y tuvieron otros tres hijos: dos mujeres y un varón que falleció en 2008 en un accidente vial. Y durante décadas, la pareja siguió manteniendo la esperanza de encontrar a su primogénito.

Reencuentro

Finalmente contactaron con tal propósito a ITV y de esa manera descubrieron que Sean vive en una localidad situada al oeste de Madrid (España), a donde fue trasladado a la edad de cuatro años.

Rubén Molinero —el nombre de Sean desde la adopción—, ahora de 45 años, viajó a su Irlanda natal y conoció a sus padres biológicos en el hotel en que estos se hospedaron cuando se conocieron y enamoraron.

El emotivo reencuentro fue transmitido este lunes por la cadena británica.

Suscríbete a

mail
Telegram
WhatsApp