• Mié. Ene 19th, 2022

Así podemos ayudar más a nuestros hijos… Enseña a tus hijos a superar los problemas

Nov 30, 2021

Nuestros hijos necesitan conocer la realidad, ser objetivos, observar e identificar las cosas tal cual son, pero siempre con las herramientas adecuadas

Una directora de escuela, comentaba alarmada, que se ha agudizado la tendencia de los padres a sobreproteger a sus hijos, con el fin de que no sufran. Hay mucho miedo a que les suceda algo, y así tanto sufren los hijos como los padres.

Estamos ante el creciente miedo a los problemas y dificultades, creyendo ingenuamente que sobreprotegiéndolos, los vamos a evitar. De lo que se trata es precisamente de lo contrario: enseñarles a enfrentarlos y a superarlos, y no a vivir con el miedo y la impotencia de que cuando aparezcan, se queden impávidos y sin herramientas para resolverlos.

Si los mismos adultos y maestros no saben qué hacer con sus propios sufrimientos, ¿qué es lo que pueden trasmitir a sus hijos, sino la misma impotencia y el agobio?

Entonces, veamos algo muy práctico y realizable, para que empecemos a dar ejemplo.

No vivir de suposiciones

Un primer paso es no vivir de suposiciones, de lo que puede llegar a suceder en un futuro. Aunque se justifique preocuparse, porque puede llegar a ser posible que acontezca, lo mejor es no adelantarse con fantasías que sean más bien negativas. Si vas a optar por querer adivinar el futuro, es mejor elegir algo positivo que algo negativo, ¿no crees?

Si vas a optar por querer adivinar el futuro, es mejor elegir algo positivo que algo negativo, ¿no crees?

La principal razón para evitar ese tipo de comportamientos, es no trasmitir miedo, pues como ustedes seguramente saben, los hijos son sumamente sensibles a las emociones y sentimientos de sus padres. De inmediato captan la sensación de que quienes deben de dar seguridad y confianza están comunicando lo contrario.

Al estar imaginando un mundo peligroso, amenazante, dañino, tóxico y en fin, enfocado a ver el lado negativo de la vida, se lo estamos plasmando también a ellos. Cuando lo que queremos es que aprendan a ver los problemas con objetividad y conozcan la realidad, tal cual es; pero sin quedarse atrapados en el agobio de ese lado de la vida, sino que sepan identificarlo y salir exitosos de él.

Queremos mostrarles el mundo en el que vivimos, pero sobre todo con las herramientas necesarias para vivirlo de forma agradable y positiva.

Que la principal sensación que tengan, ante las dificultades, sea que sí las pueden superar y que van a continuar con su andar, y no que se asusten y piensen lo peor, hasta llegarse a sentir paralizados y bloqueados, por que ya no saben qué más hacer.

Que comiencen a tomar decisiones

De aquí se deriva que un segundo paso muy importante a transmitirles, es que pronto aprendan a tomar decisiones, a que sientan la seguridad de que siempre existen alternativas y atajos que tomar. A que desarrollen la creatividad del momento, y tengan una visión práctica al aplicar su inteligencia, para ver las opciones y de inmediato tengan la seguridad para decidir por la que mejor resulte. Por lo que quedarse atrapados en la duda y la indecisión es una de las más inadecuadas conductas que les debemos de enseñar.

apology father
Vale la pena fomentar que vayan tomando decisiones.

Ciertamente, cuando las circunstancias lo permiten, es importante abrir un espacio para la reflexión, la calma y la maduración de las ideas para no precipitarse y tomar decisiones impulsivas y sin considerar las consecuencias de lo que puede acontecer con nuestras acciones.

Hay ocasiones que es indispensable enfrentar, en otras tal vez huir, y quizá en algunas, no hacer nada; pero siempre optar por alguna respuesta ante las exigencias de la realidad cotidiana.

Ese es el encanto de la seguridad en uno mismo, para vencer el miedo y la duda, y darle a los hijos los bocados de un alimento espiritual que los conduzca a vivir con mayor alegría y gusto por los sucesos de la vida, sin temor ni angustia.

Para superar los problemas, nuestros hijos necesitan conocer la realidad, ser objetivos, observar e identificar las cosas tal cual son, pero siempre con las herramientas adecuadas en las manos, para usarlas de inmediato cuando las cosas no van bien, cuando los imprevistos nos rodean y parece que ya no hay nada que hacer.

Es cuando tenemos que invitar al escenario, a la confianza y al ánimo para levantarse de las caídas y tomar las decisiones necesarias para continuar el peregrinar con los menos sobresaltos posibles y sin el inútil desgaste de la desesperanza y el pesimismo.

Realmente no hay mucha ciencia, es simple y llanamente, enseñarles lo que debes tu mismo ya saber hacer.

Los problemas y las dificultades allí están, y seguirán estando; pero la fortaleza y el conocimiento, para enfrentarlos y superarlos, es una hermosa y linda tarea que hemos de practicar hasta el cansancio, con tal de que nuestros hijos las miren con el deseo de imitarlos y también salir con éxito de todos los retos y desafíos que irán conociendo por su propio caminar.

Por ello, la sabiduría popular nos ha legado que el ejemplo arrastra más que mil palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *