Hey tú, por atención aquí… Psicólogo católico da 10 recomendaciones para sanar las heridas afectivas

El psicólogo católico y fundador del Centro de Psicología Católica Areté, Humberto Del Castillo Drago, compartió 10 recomendaciones que pueden ayudar a sanar las heridas afectivas y así alcanzar la reconciliación personal.

El 11 de enero, el magíster en Psicología Clínica y uno de los principales impulsores de la psicoterapia de la reconciliación, Humberto Del Castillo Drago, señaló que “es fundamental sanar y reconciliar las heridas afectivas de la historia personal”.

Del Castillo explicó, según su experiencia, que las “situaciones adversas, heridas afectivas o traumas psicológicos” vividos en la historia personal están “en la raíz de distintos problemas y trastornos psicológicos” que experimentan sus pacientes.

Señaló que muchas veces las “personas no son conscientes” de estas heridas afectivas, que son “un golpe o choque en la afectividad de la persona que causa dolor, sufrimiento, depresión, ansiedad y pánico”.

En ese sentido, señaló que es fundamental sanar estas heridas o traumas, pues “pueden ser un obstáculo para el crecimiento espiritual y madurez afectiva y psicológica de las personas”.

El psicólogo recordó “que la reconciliación personal y sanación de heridas afectivas” de la historia personal “es un proceso que puede durar años, dependiendo del tema o del acontecimiento específico”.

Además, recordó que “implica abrirse a dicho proceso, […] así como las consecuencias de dichos hechos, que pueden tener incidencias en la vida actual de cada persona”.

En ese sentido, dijo que el Centro Areté ofrece el curso “Aceptación y Perdón, Reconciliando Heridas Afectivas”, que busca ayudar a los participantes a “reconciliar, curar y sanar” esas heridas para “enfrentar y cambiar las consecuencias que esta ha generado”.

“Aunque pareciera esto imposible, se hace posible si se tiene una mirada esperanzada y confiada en Dios, en su gracia y también en sí mismo”, aseguró, y ofreció las siguientes diez recomendaciones que pueden servir de punto de partida para sanar las heridas afectivas:

1. “Haz silencio, cierra los ojos, mira en tu interior y pregúntate ¿Qué es lo que me está perturbando emocionalmente?”.

2. “Contáctate con esa emoción, siéntela, acógela y percíbela como algo tuyo, no te hace daño”.

3. “Estás frente al hecho, ante la herida afectiva que te causa dolor; siéntela, percíbela, no la rechaces”.

4. “Ahora, asume y admite que eso te sucedió, acéptalo como algo real, que sucedió o sucede”.

5. “No lo rechaces, tampoco lo evadas, con humildad, objetividad y valentía; acepta que te sucedió o que te está pasando en este momento.

6. “Entiéndelo como un elemento de tu historia personal, como algo tuyo, no te pelees con el acontecimiento”.

7. “Ábrete al perdón, renuncia al rencor, amargura y resentimiento”.

8. “Renuncia a la revancha y a hacer justicia con tus propias manos”.

9. “Si, la otra persona quiere y puede, dile que lo perdonas porque quieres sanar y reconciliar está herida afectiva”.

10. “Escribe una nota o una carta al ofensor, y dile que lo perdonas y que anhelas la reconciliación”.

El Centro Areté es el primer centro católico de habla hispana, creado en el 2012 en Medellín (Colombia), con el objetivo de “desarrollar una psicología integral y católica que ayude a las personas a vivir la virtud, desde una vida reconciliada y saludable” a través de sus distintos cursos, conferencias, diplomados, talleres y atención psicológica de forma virtual y presencial. 

Además de Psicología en Casa, el centro ofrece programas como Escuela Amores, Escuela de Familias Virtuosas, Estamos Contigo, entre otros. Además, tiene un diplomado virtual en Psicoterapia de la Reconciliación, programas radiales en Santa María la Paz, y recursos educativos como la serie Areté en EWTN, el blog “Psicología y Virtud”, los “Flash Areté” y los audios “Creser”.

El Centro Areté anunció que el 25 de enero del 2022, en la fiesta de la conversión del apóstol San Pablo, celebrará sus 10 años de funcionamiento con una Misa a las 6:00 p.m. en la Capilla Nuestra Señora de la Reconciliación en el Poblado (Colombia).

“Durante estos 10 años, hemos podido ayudar a muchas personas a través de nuestro abordaje terapéutico psicoterapia de la reconciliación, brindando terapias psicológicas, ayudándolos a estabilizar su estado de ánimo, trabajar sus esquemas disfuncionales de personalidad y sanando sus heridas afectivas”, concluyó.