• 16/10/2021 3:38 PM

ESPECTÁCULOS, NOTICIAS Y MÁS

YA SE VIVE ESTA BATALLA… DEFENSORES DE LA VIDA DEBEN ESTAR LISTOS PARA LA BATALLA POR LA FAMILIA, AFIRMA RELIGIOSA

May 6, 2021

La coronel retirada del Ejército de Estados Unidos y miembro de las Hermanas Pequeñas Obreras de los Sagrados Corazones de Jesús y María, hermana Deirdre “Dede” Byrne, señaló que los católicos deberán estar “listos para la batalla” para defender a la familia y su fe.

Sor Deirdre Byrne, que es cirujano retirada, actualmente se desempeña como superiora de su comunidad y trabaja en una clínica en Washington D.C. (Estados Unidos).

La religiosa participó en la 50° conferencia anual del grupo provida Heartbeat International el 30 de abril, donde señaló que los defensores de la vida deben “estar preparados, listos para la batalla” como “soldados de Cristo en este tiempo oscuro, donde cada día, parece que lo que está aumentando son las cosas que están en contra de la familia y la fe”.

Heartbeat International es una asociación de centros provida que engloba centros de recursos para el embarazo, clínicas médicas, hogares de maternidad y agencias de adopción sin fines de lucro.

La conferencia anual ofrece capacitación para el personal, miembros de la junta y voluntarios de las clínicas de embarazo y otros ministerios provida, junto con los trabajadores sociales y de atención médica.

No es la primera vez que sor Byrne ha mostrado su posición sobre sus creencias políticas, en agosto de 2020 la religiosa habló sobre el tema de defensa de la vida en la Convención Nacional Republicana en apoyo al presidente Donald Trump.

Sor Byrne explicó durante la conferencia anual provida de Heartbeat International, que la “batalla” que enfrentan los católicos no es partidista.

“Esta batalla que enfrentamos no es una batalla entre republicanos y demócratas, no son conservadores o liberales, o izquierda contra derecha”, señaló. “Esta es una batalla entre el diablo, que es real, y Nuestro Señor”, agregó.

Sor Byrne indicó que los católicos deben “luchar con amor” y continuar orando por los funcionarios electos.

“Tenemos que orar por el presidente, tenemos que orar por (la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi), tenemos que orar por todas estas personas, estos políticos que quieren que la píldora abortiva se entregue sin receta para que la gente la pueda usar como goma de mascar o Tylenol”, instó.

La administración de Biden suspendió recientemente las regulaciones del régimen de píldoras abortivas durante la pandemia, lo que permitió que este fármaco se prescribiera y dispensara de forma remota, sin necesidad de acercarse a una clínica de salud como se requería anteriormente.

“Tenemos que orar por estas personas porque su alma está en pecado mortal”, indicó la religiosa sobre los políticos proaborto.

Parte del trabajo de Sor Byrne en la clínica de su orden en Washington, D.C. implica intentar revertir los efectos de la píldora abortiva. Un aborto químico es un proceso de dos pasos; en el que la primera píldora corta el suministro de nutrientes al feto y la segunda hace que el útero expulse al bebé muerto.

La “reversión de la píldora abortiva” puede ocurrir con diversos grados de éxito después de que se toma la primera píldora.

Sor Byrne señaló durante la conferencia que su trabajo sobre la reversión de la píldora abortiva ha sido “una bendición increíble” y que alrededor del 60% de las mujeres que buscan revertir los efectos del primer fármaco pueden continuar con sus embarazos.

Además, la religiosa explicó que durante su carrera en el ejército y como misionera, ha vivido de cerca las heridas y la muerte a raíz de conflictos y desastres naturales, donde era “horrible ver la inhumanidad del hombre hacia el hombre” en situaciones de conflicto.

Sin embargo, dijo que el aborto es “’la mayor’ inhumanidad”. “Es realmente malo porque la gente ni siquiera piensa más sobre ello, se ha convertido en algo natural”, agregó.

Sor Byrne indicó que los católicos se verán obligados a tomar una posición y “tomar partido” en la batalla por la vida y la familia.

“Sabemos que Dios está a cargo y que es mucho más grande que el diablo”, dijo. “Es Él quien va a mejorar las cosas. Y entonces tenemos que estar ahí, guerreros de oración y estar listos para la batalla”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *