15/05/2021

SIN SOLUCIÓN AL PROBLEMA… TEXAS INDAGA ABUSO SEXUAL CONTRA NIÑOS MIGRANTES

El gobernador Greg Abbott pidió el miércoles al Gobierno federal que cierre una instalación de San Antonio que alberga a niños migrantes no acompañados después de que se enteró de las acusaciones de agresión sexual.

“En resumen, esta instalación es una pesadilla para la salud y la seguridad”, dijo Abbott en una conferencia de prensa frente al Freeman Coliseum, que al parecer alberga a más de mil 300 adolescentes que cruzaron recientemente la frontera entre Estados Unidos y México sin un padre o tutor.CONTENIDO PATROCINADO

El anuncio se produce mientras Texas y el Gobierno federal están enfrascados en una batalla por un reciente aumento en el número de migrantes que cruzan la frontera sur del estado.

Abbott dijo que las quejas sobre agresión sexual se informaron la madrugada del miércoles al Departamento de Servicios para la Familia y de Protección de Texas, así como a la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas. El gobernador no conocía las identidades de quienes alegaron la agresión ni brindó muchos detalles. Dijo que le preocupaba que más de un niño pudiera haber sido agredido. También dijo que el Departamento de Seguridad Pública (DPS) estatal investigará las acusaciones.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de EU (HHS) no respondió de inmediato a las preguntas después del anuncio de Abbott.

La conferencia de prensa, dijo Abbott, fue para alertar a la administración del presidente Joe Biden y presionarlos para que trasladen a los niños alojados en el coliseo a otras instalaciones administradas por el Gobierno federal, con más “espacio, personal y recursos para garantizar la seguridad”. También dijo que la instalación tenía poco personal, algunos niños no comían suficiente comida y los infectados con el coronavirus no estaban separados de los adolescentes sanos.

Un portavoz de Abbott dijo que el gobernador les dijo a los funcionarios federales sobre las acusaciones antes de la conferencia de prensa.

Sin embargo, Rebeca Clay-Flores, comisionada del Condado de Bexar, pintó una imagen diferente de las condiciones que describió el gobernador. Dijo que, después de haber estado en la instalación muchas veces, vio que los niños estaban bien cuidados. El Freeman Expo Center en San Antonio, que KSAT-TV informó que tuvo mil 370 adolescentes el lunes, tiene la capacidad de albergar hasta 2 mil 500 niños, según el departamento federal de salud.

“Lo que vi cuando entré allí en varias ocasiones, estaba bien atendido, los niños están muy felices y muy emocionados de estar aquí”, dijo a los periodistas después de que Abbott se fue. “Este no es un tema político. Se trata de niños que merecen la protección de los adultos”.

Abbott reconoció a los periodistas que no había estado dentro del coliseo.

Los niños vulnerables suelen ser víctimas de agresiones sexuales. En Texas, los niños que se encuentran en hogares de acogida y en cárceles de menores administradas por el estado a menudo también denuncian agresiones sexuales sin la intervención inmediata del gobernador. El otoño pasado, los defensores de la justicia juvenil pidieron al Departamento de Justicia de los Estados Unidos que investigara el abuso sexual en los centros de detención de jóvenes de Texas, que han estado plagados de escándalos durante más de una década.

Abbott y muchos otros republicanos de Texas han criticado repetidamente a la administración Biden mientras lucha por abordar el aumento de migrantes detenidos cerca de la frontera entre Estados Unidos y México. Pero los demócratas también están cuestionando en voz alta dónde estaba la compasión conservadora hace menos de dos años bajo la supervisión del presidente Trump, cuando las detenciones alcanzaron cifras casi récord a pesar de su represión en la frontera.

La cantidad de personas que cruzan la frontera ilegalmente aumenta casi todas las primaveras gracias al clima cada vez más cálido. Los últimos tres presidentes han luchado en ocasiones durante su mandato con el aumento repentino de los cruces fronterizos. Pero la cantidad de niños detenidos ha sido particularmente alta en los últimos meses, lo que agota las instalaciones federales.

Hasta el martes, la administración de Biden tenía más de 4 mil 200 niños migrantes no acompañados bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza y aproximadamente 16 mil bajo el cuidado de refugios federales administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos federal. Por ley, no se supone que los niños no acompañados permanezcan bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza por más de 72 horas, excepto en casos de emergencia. Desde el 22 de febrero, la Casa Blanca ha abierto al menos ocho sitios de afluencia de emergencia de niños migrantes no acompañados en Texas, incluido Freeman, con una capacidad total de unas 14 mil camas. (Jolie McCullough / The Texas Tribune)

Suscríbete a

mail
Telegram
WhatsApp