28/07/2021

SIGUEN LAS MALAS NOTICIAS… PREVÉN COLAPSO POR FALTA DE AGUA SUBTERRÁNEA EN CHIHUAHUA

Kamel Athié, en el libro Aguas Nacionales y los Acuíferos de Chihuahua, escrito en colaboración con Melchor López Ortiz, detalla la diferencia que existe entre la demanda de agua subterránea y la disponibilidad de ésta, que se mide en más de 4 mil 147 millones de metros cúbicos al año, en el estado de Chihuahua, y hace un llamado para evitar el colapso que se viene.

La obra de investigación presenta un panorama preocupante en el uso de aguas subterráneas, la sobre explotación de pozos y la disponibilidad mínima de aguas superficiales, que este año será más marcada por la temporada de sequía que ha azotado a la entidad desde el pasado 2020.

Athié Flores explica que en Chihuahua el agua subterránea registra una gran brecha 883 millones de metros cúbicos de agua, al existir una oferta de 3 mil 885 Mm3 de recarga anual; en tanto que la demanda es de 4 mil 768 Mm3, lo que ha generado un déficit al que se refiere la brecha.

Además aclaró que existe una demanda anual no atendida por falta disponibilidad de agua por 4 mil 780 Mm3, que sumados a la demanda abastecida, genera una demanda global de 9 mil 548 Mm3 por año, lo que arroja una diferencia global anual de 4 mil 147 Mm3.

Entre la medidas que recomendó para atenuar la situación, mencionó que los usuarios acepten y apliquen la medición volumétrica en los pozos de bombeo de agua, por sus bondades en la gestión del agua que garantiza un control del volumen de extracción; además, se refirió al costo de la electricidad para extraer agua del subsuelo, ya que el principal costo para el uso de esa agua es la energía requerida para extraerla.

“El agua es y será un punto relevante para las autoridades de Chihuahua ya que su disponibilidad se ha vuelto un asunto prioritario por la influencia que tiene sobre tres aspectos fundamentales del bienestar humano: la salud, la producción de alimentos y la estabilidad política y social, por los conflictos que se han generado entre usuarios del sector agrícola y los que pueden presentarse entre el uso urbano e industrial; situaciones que se muestran doblemente complejas, si el recurso disponible se encuentra compartido con el país vecino, y los estados de Sinaloa, Sonora y Tamaulipas”, explica.

En el apartado sobre la ciudad de Chihuahua menciona que aquí se presentan problemas críticos para el abastecimiento de agua potable, causados por el crecimiento poblacional y de sus actividades productivas; y por otra, el agotamiento progresivo de las fuentes de aprovechamiento, “pero sobre todo, por la feroz competencia con el uso del agua en la agricultura, que es la que más consume y derrocha. A eso hay que sumarle la obsolescencia de su infraestructura y la endémica falta de inversiones para conservar la existente, e introducir nuevas fuentes”.

El déficit estimado en 2018 era de mil 200 litros por segundo, lo que obliga a la Junta Municipal de Aguas a imponer tandeos en horarios establecidos por sectores y colonias.

Así mismo, detalla el abastecimiento de la ciudad que se sustenta de los acuíferos Chihuahua-Sacramento, que es el más importante con 2 mil 200 lps, que equivale al 50% del consumo; fue vedado en 1952 y se encuentra en desequilibrio desde 1975. Tabalaopa-Aldama, que incluye la batería de pozos de Nombre de Dios y aporta mil 300 lps, el 31% del total, fue decretado en veda en 1953 y se mantiene en desequilibrio.

El Sauz-Encinillas, contribuye con el 19% del total abastecido, fue vedado en 1978 y en desequilibrio desde 2003. Aldama-San Diego, se ha detectado presencia de arsénico.

“La ciudad de Chihuahua está amenazada a experimentar una crisis de abastecimiento de agua, por lo que es urgente concretar la sectorización de sus redes y la reposición de infraestructura obsoleta, eficientar la conducción y tender a la sustentabilidad de los acuíferos mediante la organización de los usuarios, así como la adopción de una serie de medidas duras para evitar el derroche en la agricultura”, sostuvo.

EL HERALDO DE CHIHUAHUA

Suscríbete a

mail