• Jue. Dic 9th, 2021

DÓNDE ESTÁN LAS MAMÁS DE ESAS FEMINISTAS… ATACAN OTROS TEMPLOS POR POSICIÓN DE LA IGLESIA A FAVOR DE LA VIDA

Nov 4, 2021

La iglesia San Francisco, en Santa Cruz (Bolivia), fue atacada el lunes por vándalos que exigen que se practique el aborto a la niña de 11 años que quedó embarazada por la violación de un familiar, y que actualmente está siendo cuidada en un albergue católico.

Los abortistas hicieron pintas en las paredes de la iglesia con consignas como “niñas no madres” y “paren de matarnos”.

Además, la palabra “pedófilos” fue escrita en el suelo, al ingreso de la iglesia.

Las pintas de color rojo y verde fueron inscritas en la fachada de la iglesia y firmadas por BN junto a fotos de hombres con sus respectivos nombres.

Asimismo, en la Diócesis de Tarija el grupo Mochas Copleras se reunió en el frontis de la parroquia San Roque para manifestarse a favor del aborto y decir que si la niña continúa con el embarazo será una “doble tortura”. Además, con pañuelos verdes y pancartas, lanzaron lemas como “que las niñas no sean madres” y “aborto libre”.

Además, en la Arquidiócesis de La Paz, la Basílica María Auxiliadora y la parroquia Señor de la Exaltación fueron pintadas con frases como “Comunión rima con violación” y “niños cuidado cura suelto”.

Estos ataques se suman a los actos vandálicos de grupos liderados por la Defensoría del Pueblo contra la sede de la Conferencia Episcopal Boliviana y la Catedral de Santa Cruz, entre otras iglesias.

El caso de la menor

El 22 de octubre llegó al Hospital Percy Boland, en Santa Cruz de la Sierra, una menor de once años, luego que con su madre presentaran una denuncia contra el abuelastro de 61 años, que dejó embarazada a la niña después de varias violaciones.

Según la versión de la madre, en el hospital el personal de la Defensoría del Pueblo presentó como única alternativa el aborto con fármacos. Y si bien la menor accedió a una dosis de mifepristona, luego se enteró de la alternativa de la adopción y decidió no continuar con el aborto.

El sábado 23 de octubre, con el apoyo de su madre, se entregó la carta formal en la que la niña desistió de proseguir con el aborto, por lo que fue dada de alta el martes 26.

Por decisión de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Yapacaní la menor fue derivada a un albergue dirigido por la Arquidiócesis de Santa Cruz. Sin embargo, los grupos abortistas acusaron a la Iglesia de haber interferido para evitar la práctica.

El 1 de noviembre la madre de la menor presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la solicitud de una medida cautelar, ya que la Defensoría del Pueblo habría presentado también este pedido para que el organismo internacional exija a Bolivia la realización del aborto químico.

Lo acontecido ha hecho que grupos feministas y proabortistas, acusen a la Iglesia en Bolivia de influir en la decisión de la menor. Sin embargo, esto fue desmentido por la Iglesia local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *