02/08/2021

DISMINUYEN LOS TRASPLANTES HASTA EN UN 76% POR PANDEMIA

Los trasplantes de órganos y tejidos disminuyeron 76% entre 2019, cuando hubo 103 procedimientos, y 2020, con sólo 24 en todo el estado.

Lo anterior, de acuerdo con datos del Centro Estatal de Trasplantes y Tejidos, que muestran que Chihuahua alcanzó el nivel más bajo en los últimos diez años, debido a que los hospitales se convirtieron en áreas Covid-19 ante el gran número de contagios.

Del total de trasplantes en 2020, ocho fueron de riñón y 16 de córnea; en el 2019 hubo 35 de riñón, cinco de hígado, además de que se logró el primer trasplante de útero. En cuanto a trasplantes de tejidos, en 2019 se practicaron 16 de córnea.

Los registros del Centro Estatal de Trasplantes muestran que la cifra de estos procedimientos varía año con año. Durante 2010, el total de trasplantes en la entidad fue de 73; en 2011, 71; en 2012 hubo 110, mientras que para 2013 la cifra se elevó a 124. Para 2014 la cifra disminuyó a 100 casos; en 2015, 142; en 2016 y 2017 hubo una caída de 97 y 82 trasplantes, respectivamente.

En 2018 se llevaron a cabo 140 trasplantes, y mientras que en 2019 hubo 103, durante 2020 se registraron 79 casos menos que el año anterior.

“Los hospitales trasplantadores se convirtieron en áreas Covid-19 durante 2020, por lo que los trasplantes de órganos vitales como corazón y riñón se pararon desde marzo; en el caso de tejidos, se trasplantaron casos urgentes de córneas importadas. Podemos decir que fue lo que menos impacto tuvo”, explicó el director del Centro Estatal de Trasplantes, Roberto Hidalgo Silva.

Agregó que en el caso de Chihuahua, la estadística muestra una disminución considerable; únicamente en trasplantes de riñón en 2020, siete fueron de donador cadavérico y uno de donador contra 32 que hubo en 2019.

El médico agregó que el año pasado, solamente se practicaron aquellos casos considerados de urgencia. “En total, incluyendo córnea y riñón, se hicieron 24 trasplantes, comparando con el año 2019, que hubo 103, se puede ver la diferencia, además de que el trasplante de riñón promedio era hasta 2019, era de 30 trasplantes”.

Panorama nacional

En 2020 la entidad ocupó el lugar número 14, respecto a los trasplantes de córnea en otros estados; mientras que en trasplantes de riñón, se posicionó en el lugar número 15, de acuerdo con el Reporte Anual de Trasplantes en México, elaborado por el Centro Nacional de Trasplantes. En años anteriores Chihuahua llegó a posicionarse entre los primeros diez estados en trasplantes.

De acuerdo con el Cenatra, la práctica de la medicina se ha visto afectada por la pandemia, por lo que cirugías y tratamientos no urgentes en pacientes ya programados para algún procedimiento quirúrgico quedaron en pausa.

En el país, el trasplante de órganos sólidos y tejidos se posicionó en los primeros lugares de las especialidades que enfrentaron la consecuencia de la pandemia, ante la amenaza de transmisión del Covid-19 tanto para los equipos médicos como para los receptores y donadores en vida de órganos.

PLAN DE REACTIVACIÓN

El Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), en coordinación con el Subsistema Nacional de Donación y Trasplantes (SNDyT), emitió el Plan de reactivación de los programas de donación y trasplantes que responde la necesidad de seguir atendiendo a los pacientes en lista de espera de un órgano o tejido con fines de trasplante.

El Plan considera la evidencia científica y de implementación publicada en diversas fuentes internacionales, la normativa y políticas nacionales establecidas por la Secretaría de Salud para la atención de la epidemia, así como el consenso nacional con el Subsistema Nacional de Donación y Trasplantes.

Derivado de esto y los avances en el conocimiento del virus SARS-CoV-2 observados en todo el mundo, el pasado 11 de diciembre se actualizó el Plan de Reactivación, que consiste en revisar los tiempos para la aplicación de pruebas PCR para los donadores fallecidos, vivos y receptores; la realización de TAC de tórax de manera rutinaria solamente a donantes fallecidos de pulmón; en donadores vivos y receptores de trasplante se deberá considerar individualmente si requieren dicha prueba dentro del proceso de evaluación del riesgo.

La reactivación de los programas considera una transición gradual y coordinada, en función del control de la epidemia de cada entidad federativa y su comportamiento y disponibilidad de recursos en los establecimientos, buscando el mayor beneficio y seguridad para receptores y donadores de órganos y tejidos, así como de personal sanitario que interviene en estos procesos.

La estrategia a través del uso del semáforo de riesgo epidemiológico, según el Plan de reactivación, se conserva, por lo que la evaluación, decisión y responsabilidad de reactivar los programas hospitalarios de donación y trasplante las tomarán los Comités Internos de Coordinación para la Donación y Comités Internos de Trasplantes de los establecimientos autorizados, bajo la revisión y validación de lo reportado por la Coordinación Institucional, Centro o Consejo Estatal correspondiente, enfatizando la notificación de la evaluación de los programas de forma quincenal al Centro Nacional de Trasplantes.

El Heraldo de Chihuahua

Suscríbete a

mail